Escuela deportiva

El colegio Abat Oliba Spínola es un referente en el desarrollo del deporte escolar en Barcelona, gracias a su tradición y coherencia formativa.

Nuestro deporte extraescolar busca una formación física y una educación deportiva integral adecuada al niño y al joven: actitud, disposición moral, psicológica, social…

Mediante estrategias atractivas y divertidas que ayuden al niño a interiorizar unos hábitos deportivos sólidos, se soslaya el individualismo y una competitividad excesiva.

Así pues, confiamos en una educación física y deportiva basada en los siguientes principios:

  • Primacía de la finalidad educativa y búsqueda del bien de cada alumno.
  • Adecuación a la madurez propia de cada edad, evitando los criterios del deporte competitivo adulto.
  • Trato didáctico, comprensivo, cercano e individualizado.
  • El deporte escolar, a diferencia del especializado de club, da entrada a todos los niños que lo deseen.
  • Incidencia sobre todos y cada uno de los niños y no únicamente en aquellos que tienen mejores cualidades.
  • Valoración y evaluación por parte del equipo de entrenadores.
  • Primacía del espíritu de superación personal por encima de los éxitos deportivos en las competiciones.
  • Educación en el esfuerzo.
  • El rendimiento es una consecuencia del trabajo, no el objetivo inmediato.
  • Hay que promover la deportividad y el respeto hacia los árbitros, jugadores y padres de los equipos contrarios, animando a nuestros alumnos a pesar de sus errores, respetando el trabajo de los entrenadores, aplaudiendo las buenas jugadas y el esfuerzo de nuestro equipo y del contrario.

Este modelo de deporte escolar es altamente educativo e influye positivamente en los alumnos.

Esta concepción de la práctica deportiva favorece la consecución de hábitos morales: la comprensión, la cordialidad, el respeto, la solidaridad, la honestidad, la lealtad, la disciplina, la responsabilidad…

Cumple el objetivo primordial del colegio Abat Oliba Spínola: la excelencia en la formación humana e intelectual, creando para este fin un ambiente en que el alumno pueda verificar el acierto de esta propuesta educativa, identificándose con un modelo auténtico de vida inteligente, intelectual y moral.